DE MANANTIAL NATURAL MINERAL y ESPECIALMENTE PROTEGIDA.

GLAICE, y especialmente su materia prima original, se encuentran altamente protegidas frente a la eventual influencia del entorno donde nuestra agua se recoge y almacena, el el parque natural protegido de la Sierra de Cazorla, en el Sureste de la Provincia Andaluza de Jaén, en España.

 

Así, por ejemplo, podemos decir que sus niveles de nitratos, un componente inorgánico compuesto de un átomo de nitrógeno y tres átomos de oxigeno, cuyo arrastre desde el suelo hasta el agua es muy sencillo, es en nuestra agua, mínimo, al igual que la presencia de otros contaminantes creados por el hombre, mientras que compuestos beneficiosos como el ácido ortosilícico o el ácido fúlvico se encuentran presentes en GLAICE, al igual que otros minerales y elementos-traza esenciales y que otros productos y marcas no poseen, al menos de modo natural, aunque puedan contenerlos como añadidos.

El proceso de reacción mineral y reestructuración que comporta la elaboración de GLAICE, reduce la posibilidad de que este compuesto se concentre en el agua, algo que sí ocurre cuando el agua mineral, que contiene estos compuestos, se hierve por ejemplo. Los métodos físicos como filtros de adsorción de carbón u otros tampoco reducen la presencia de nitratos en el agua, por lo que podemos afirmar que GLAICE gracias a su especial elaboración y composición carece de la mayoría de los elementos y compuestos nocivos que otras aguas no procesadas ni elaboradas poseen.